El mercado automotriz en primer plano.
la información que necesitás en el momento que la necesitás
Mercado de Vehículos Creado el 04/05/2018

Reducción de emisiones contaminantes en la Chevrolet S10





Desde este año, todos los vehículos con motor diésel que se comercialicen en la Argentina deben venir de fábrica con el filtro de partículas DPF  para cumplir con la norma ambiental Euro 5.

Es así que la pickup Chevrolet S10 lo incorpora desde marzo.

Los gases que eliminan los motores luego de la combustión, antes de salir por el escape pasan por un catalizador que sirve para convertir los gases nocivos para el ser humano, como monóxido de carbono u óxidos nitrosos, en gases inocuos, como dióxido de carbono o vapor de agua. Los gases de escape de los motores diésel, llevan consigo muchas partículas de hollín, carbono impuro resultante de la combustión incompleta del gasoil. Ese hollín, que se ve salir por el escape de los colectivos en forma de humo negro, es muy perjudicial para la salud.

Agustín Mazzola, Gerente de Marketing Producto de General Motors Mercosur. Comenta: “Con el filtro DPF la Chevrolet S10 suma más tecnología, esta vez relacionada con el cuidado del medioambiente. Recientemente había incorporado CPA, un innovador sistema que reduce el ruido y las vibraciones en el habitáculo, al mismo tiempo que mejora los valores de aceleración y recuperación de velocidad y optimiza el consumo. Sin duda, la S10 sigue evolucionando continuamente sumando cada vez más equipamiento atractivo para el cliente en el segmento de pickups”.

El filtro DPF se ubica luego del catalizador y antes del silenciador y la boca de escape. Retiene el hollín, pero con el uso se va tapando, lo que requiere una regeneración o limpieza. Cuando el sistema detecta que el filtro se está tapando, se genera una sobreinyección de combustible en el catalizador, para aumentar la temperatura de los gases al doble y así se quema el hollín residual en el DPF y se elimina en forma de ceniza. Esta regeneración del filtro se produce casi siempre en forma automática y el usuario nunca se va a enterar de que está sucediendo. Pero a veces, más que nada en el uso urbano, el sistema nunca llega a la temperatura adecuada para la regeneración y el filtro se irá tapando.

Allí aparecerá un cartel en el tablero de instrumentos que le indicará al usuario que siga circulando hasta que se destape el filtro. De no hacerlo, luego le aparecerá otro cartel que le dirá que es indispensable la regeneración y tendrá que salir a una autopista o ruta a circular a más de 30 km/h por varios minutos.

Si el conductor tampoco hace caso a esto, el motor comenzará a funcionar en modo de emergencia  y habrá un tercer cartel en el tablero que dirá que sí o sí hay que llevar el vehículo a un concesionario para regenerar el filtro.

Si el filtro se tapa del todo, los gases del motor no podrán salir y el motor se romperá

Por Rogelio Dell’acqua
Fuente: Chevrolet